En esto de la fotografía una de las cuestiones más importantes, hasta el punto que hay quien dice que sin foco no hay foto, es tener al motivo principal a foco . Si además eres un obseso de la nitidez (como es mi caso), el motivo principal ha de estar a foco rabioso y ultra nitido.

    Esto, claro está, cuando se trata de un retrato pues suele ser bien sencillo. Colocamos el foco en los ojos de la modelo y ¡¡voila!! Además esto es exportable a fotografía de naturaleza y a macrofotografía. Si la modelo es, por ejemplo, una mariposa pues foco rabioso a los ojos y, de nuevo, ¡¡voila!! Otra cuestión a discutir es tener o no toda la mariposa a foco, el fondo desenfocado y demas consideraciones.

    Por supuesto si queremos el fondo desenfocado necesitaremos abrir al máximo el diafragma y esto en fotografía macro o de acercamiento significa que tendremos una profundidad de campo mínima. Lo cual aún hace mas delicado el tema de que tengo a foco en la foto.

    Así que ¿qué ocurre cuando la modelo es una flor o una seta? Bueno, con las setas en la mayoria de los casos suele bastar con enfocar al borde del pileo (el sombrero para que nos entendamos) y con esto conseguimos centrar la atencion en el lugar que mas nos interesa. Obviamente habra exepciones, pero esto suele funcionar la mayoria de las veces.

    Pero y si lo que tengo es un grupo de setas. ¿Cuál enfoco? Pues aquí es donde yo, la mayoría de las veces, me pierdo, porque claro si lo pongo en esta seta consigo tal efecto porque potencio tal caracteristica, pero si lo pongo en aquella otra pues consigo otro efecto distinto porque a lo mejor el fondo luce mas potente. Un dilema en toda regla para el cual aún no tengo solución.

 

 

     Y cuando uno, más o menos, ha tomado una decisión. Cambiamos el Canon 100mm Macro y calzamos en la camara el Trioplan 100mm + 12mm extension, y se hace una fiesta y un bokeh que te obligan a repensarlo todo de nuevo.

 

 

Desenfoques o perspectivas

 

Deja un comentario